domingo

Inés Aprea (La Plata, Argentina, 1985)

Pin It


Jorge Julio
/Dime
con quién andas,
a quiénes nombra
tu nombre,
de cuántos habla
tu gesto;
y te diré donde acabas,
de qué muerte
se rehace lo que callo./ Dime
a dónde me lleva
tu palabra,
y te diré hasta dónde llega
tu palabra./ Dime
cuánto mide
la verdad;
cuánta verdad
se para sobre sí, como una
mujer, como un
hombre,
recuperados de sí;
y te diré
en qué pozo,
zona abisal,
en qué ciénaga o baldío
eché tus años,
para que no contagie,
para que no camine
tu palabra. /Dime
quiénes
te buscan
y te diré quién eres


de "Peldaños de la coja"


sábado

CARLOTA CARVALLO (Lima 1909-1980)

Pin It

El cielo es azul

El cielo es azul
y verde el mar
y negras son las noches
sin luna ni estrellas,
y blancas son las nubes
y amarillo el sol.

En el mundo que hizo Dios,
todo tiene algún color
y verlo es maravilloso.

Es rojo el clavel
y blanco el jazmín,
moradas las violetas,
rosado el geranio,
azul las campanillas,
dorado el girasol.

En el mundo que hizo Dios.
todo tiene algún color
y verlo es maravilloso.

Niñita serrana

Niña de las punas,
niñita serrana,
que vas caminando,
detrás de tus llamas.

En tus ojos negros
se esconde una pena
¿Por qué estás triste
mi niñita buena?

Tal vez lo que quieres
es ir a la escuela,
saber esas cosas
que en ella se enseña.

Dile a tu mamita
-¡Yo quiero aprender,
tener muchos libros
que pueda leer!

Si otra vez te encuentro
mi niñita buena,
quiero verte alegre,
camino a la escuela.


La cuculí

Palomita de los montes
palomita cuculí,
tienes un canto tan triste
¿Qué es lo que te hace sufrir?

Escondida entre los sauces
que dan sombra a mi jardín,
me repites largamente
tu cantito ¡Cuculí!

¿Por qué no cambias de tono?
¿Por qué no lo haces por mí.
y hoy me cantas algo alegre, 
palomita cuculí?


Costa, sierra y selva

En mi tierra hay tres regiones 
y todas ellas bonitas:
La costa con sus playitas
y sus campos de algodón.

La sierra con sus paisajes
sus blanquísimos nevados,
los andenes cultivados
en solitarios parajes.

Y la selva verde, inmensa
cual gigantesca maraña.
En ella está la riqueza
y esperanza de mañana.



LOS RUIDOS NOCTURNOS

En LA noche hay ruidos
De aves y de insectos,
Yo paso las horas
Escuchando atento.

Cantan las chicharras
Con sus organillos
Y rasgan guitarras
Los pícaros grillos.

Los sapos le croan
A su novia luna,
Grita la lechuza
En su torre oscura.

Al llegar el día
Todos enmudecen
¿A dónde se han ido?
¿Por qué no aparecen?



CUANDO SEA GRANDE

Cuando se grande
Voy a ser soldado.
-Yo seré abogado
-Yo seré doctor.

-Quiero ser maestro
-Y yo carpintero
-Voy a ser obrero
-Yo seré pintor.

Todos cuando niños
Quieren ser famosos
Ricos poderosos
¡Vivir, disfrutar!

Pero han olvidado
Desear que los hombre
Encuentren niveles
De vida mejor.

Que no hay en el mundo
Ni pobres ni ricos
Que todos alcancen
¡La paz y el amor!



¿EN DONDE ESTA?

¿En dónde está el pajarito?
En el cielo ¿No mamá?
El gusanito en la tierra
Y el pececito en el mar.

Y el hombre d ¿Dónde vive?
-El hombre en todo lugar
El hombre vive en la tierra,
En el cielo y en el mar.

OCHO PALOMITAS

Ocho palomitas blancas
Se pusieron a volar
Y hasta la luna llegaron
En la noche de San Juan.

Y la luna traicionera
Dejó a las ocho pasar,
Pero sólo sus plumitas
Se pudieron regresar.

Y por eso están los campos
Blancos, blancos como azahar
Y dicen en la nevada
De la noche de San Juan.


ESTOY CUIDANDO AL SOL

Estoy cuidando al sol
Para que el sol no se mueva
Pues si se mueve el sol
Ya no tendremos sol bueno.

Los pajaritos cantan
Y hay brisa alrededor
Y estoy feliz mamita
Porque ha salido el sol.
.....

Una flor de la cantuta
en el río se cayó,
púsose contento el río
y su olor se lo llevó.

Una flauta del pastor
en el río se cayó,
púsose contento el río
y su música llevó.

El llanto de una niña
en el río se cayó,
púsose contento el río
y cristalino se volvió.

El llanto y la cantuta
y la flauta del pastor,
pusieron contento al río
y ya no les devolvió.


......



La niñita linda

se quedó dormida,
una mañanita
muy cerca del mar.

¡Cállense las olas, 
dejen de bramar,
que la niña linda
se puede asustar!

¡Que se calle el viento,
deje de soplar,
que la niña linda,
dormidita está!

Callen las gaviotas,
dejen de graznar,
que la niña linda
se va a despertar!

¡Que bramen las olas,
viento, echa a soplar,
graznen las gaviotas,
la niña se va!

(La niña y el mar)














fuente: academia  peruana de literatura infantil y juvenil



Carlota Carvallo de Núñez (1909-1980) fue la escritora más prolífica y vigorosa de la literatura infantil peruana. 

miércoles

Idea Vilariño

Pin It

Sólo para decirlo 


Qué hijos de una tal por cual
qué bestias
cómo decirlo de otro modo
cómo
qué dedo acusador es suficiente
qué anatema
qué llanto
qué palabra que no sea un insulto
serviría
no para conmoverlos
ni para convencerlos
ni para detenerlos.
Sólo para decirlo.

(1970)

leer

Pin It

¿Nunca leíste de pequeña el cuento de una princesa muy guapa pero que –por la maldición de un hada mala– no podía abrir la boca sin que le saliesen sapos, lagartos y ratones?
Pues la manera moderna de que salgan «sapos y cule­bras» de la linda boca de una joven es decir muchas tonte­rías con los labios perfectamente maquillados. Pero esto no sucede por la maldición de un hada mala, sino por ignoran­cia, por falta de cultura. Una de esas «princesas» modernas, al escuchar una conversación sobre Hemingway, preguntó:  «¿Cuál es la última película que ha hecho?».
Leer es una costumbre que todo el mundo debería tener. 
No queremos decir con eso que todos lean «cosas difíciles». 
Incluso una revista bien informada –y bien leída– puede ser 
una fuente de cultura que al menos evite «sapos y culebras».


Clarice Lispector. Para no «parecer boba»


jueves

Cristina Peri Rossi (Uruguay, 1941)

Pin It
DISTANCIA JUSTA

En el amor, y en el boxeo,
todo es cuestión de distancia.
Si te acercas demasiado me excito
me asusto
me obnubilo digo tonterías
me echo a temblar.
Pero si estás lejos
sufro entristezco
me desvelo
y escribo poemas.

Otra vez Eros, 1994.

NINGUNA PALABRA NUNCA…

Ninguna palabra nunca
ningún discurso
–ni Freud, ni Martí–
sirvió para detener la mano
la máquina
del torturador.
Pero cuando una palabra escrita
en el margen en la página en la pared
sirve para aliviar el dolor de un torturado,
la literatura tiene sentido.

Estado de exilio, 2003.

2000 rondas a la Plaza: Ellas, nuestras MADRES

Pin It
Las golondrinas de Plaza de Mayo, 
 observan la gente,
desde el mismo árbol,
 y al llegar el verano,
la ciudad se cubre de flores,
 vienen y van... 
 Las golondrinas de Plaza de Mayo,
 se van en invierno, 
 vuelven en verano y si las observas, 
 comprenderás que solo vuelan en libertad...

martes

Alejandra Dening (Argentina, 1975)

Pin It
Veo gente matándose
y al ver que mis palabras no existen
me pregunto si la muerta no seré yo.

Veo gente haciendo elecciones de vida
que sólo logran enterrarla más.

La belleza,
pasa por el nivel de enredo
haciendo de la punta del ovillo una utopía.

El placer,
es sólo para una efímera parte del ser
embadurnando de malaria a todo el resto.

La multitud,
-con los ojos medio cegados-
es manejada como caballo manso

todos van hacia adelante
sin atinar a erguir sus cuerpos
ni sacar la fuerza capaz de tirar al tirano
para ahorcarlo en su propio látigo.


de Con la vida atragantada, Ediciones del Dock, 2007.

Yolanda Blanco ( Nicaragua, 1954)

Pin It
MUJEREMA


Yo, Yolanda
creada
nacida mujer
De pie sobre este incierto ochenta y tantos
Yo, insulsa
pueril mujer
Dicha el macho castrado
el ser de cabellos largos
e ideas cortas
Oculta de rosa
de núbil doncella
de hembra tesoro de mi corazón
para febricitantes campeones
En cuarentena
paria
ilegal de la familia
Ciudadana de segunda
burócrata sin rango
De repente sortaria de un voto sin boca
A destajo
trabajadora proletaria
en pleno subdesarrollo.
Yo entonces
levantándome mujer
le pido prestado al mono su organillo
y balbuceo:
Doy las gracias por mi sexo
por la luna que rige las mareas mías
por esa sangre mensual vuelta mis hijos
por la apremiante vindicativa de lerdos
vilipendiosos códigos
por mis siglos sumisos de pronto altaneros
por las costumbres sociales que algún día
me devolverán el día
Porque son distintos
pene clítoris
falopios epidídimos
porque son lo mismo
retinas aortas
cisuras de Silvio
adrenalinas
metatarsos metacarpios
por mi barriga
mis callos
por cada uno de mis vellos
por trepar cuesta abajo
soñando
y
dando con el mazo.

domingo

Reina María Rodríguez (Cuba, 1952)

Pin It
Miedo

Miedo
ese ser raro que yace y no sabe por qué tiembla
ese ser que no aprende
ese fantasma con sus empobrecidas nebulosas
ese espejo sin forma ni rostro donde habito
llevaba muchos años esperándote
llevaba mucho tiempo perdido por el mundo.
a veces
no puedo sentir        
estoy cansada de las pequeñas revoluciones de
la imaginación
de los consejos y las apelaciones.
sentada sobre el miedo de correr
podrás encontrarme
pero no me hagas más realidad que
transparencia.
estoy cansada de los llantos y los golpes
sin sentido
dónde quieres que esconda mis crueldades.
yo también traigo mentiras
y es muy difícil ser una mujer
y es muy difícil hacer la poesía
tengo miedo de la anestesia que nos corta
los sueños
no quiero visitar los hospitales
donde se pudre y nace
la calidad humana.
tengo un miedo feroz contra la vida.
yo quería hacerme una casa
donde meter toda la gente
todos los vagabundos de mi pecho
sus alrededores y lejanías.
busqué los precios de infinito y de la multitud quise comprarlos.

pero en el mercado del amor había subastas
créditos.

es mejor que duermas ya
que te quedes dormido
que sueñes con otra mujer que no ha sido violada
que no ha padecido
y te dice que sí
que mira y no se azora
que vive y que no grita
yo tengo miedo
y no sé quererte muchas veces.

jueves

Maria del Carmen Colombo(Argentina)

Pin It


En qué rueca la voz trama su tejido para que la
           expulsada sea una llama de leche
una virgen purísima saliendo  de su llave


En qué mundo los dijes comienzan a sonar
        al ritmo de tu aliento o al soplo del espíritu
En qué lugar el tiempo se transforma en espacio
          donde el grito ha dejado su plumaje de cóndor


En qué jardín entierro los silencios, en qué
          cielo levanto las palabras
Desde dónde te llamo.



 ***

Las aguas cubren  tu ajuar
                            con un rostro de arena

solo horada este cielo derramado en las sombras
                        una pequeña nave

como piedra lanzada   yo me morí
en la aldea de tu mano

 ***

Echa las velas
           púrpuras como lazos de seda

Alguien duerme
cuando el otoño es una mejilla húmeda y el
              viento tu canción


La muerte siempre amanece en el primer lugar


Detrás del miedo el mundo es sangre seca, la
              edad en ruinas  
mi perdida estación     
***

 Donde el silencio llega como lengua de piedra
           caídas  precipicios  guardo
la soga que ha colgado a mi corazón
          en medio de la calle

Desnudo este pañuelo cubriendo mi ceguera
           así lo guardo
y a despecho del dolor el viento eriza
       la palabra perdida  la palabra gastada
la palabra


La edad necesaria (1978, Ed. Buenos Aires Sur). La nueva versión corregida y aumentada de este libro será subida en la sección de e-book, de la página dirigida por Ramón Fanelli y Marion Berguenfeld.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...