lunes

lunáticas

Pin It


 Foto de: Renata Trincheri (en Bolivia)

"Me visto con el traje desnudo de mi piel
-ojos vidriosos-
-brazos abiertos-
no me atrevo a mirar, pero mi piel mira.
Bajo el estanque amarillo de la luna
antaño hubo un encuentro
-una doncella en su castillo
rodeada de alas que habitan en los bosques
pensaba en Byron
y se dejaba amar por un caballero
cubierto de siglos-
Sombras obstinadas acechan la inquebrantable noche."


Orietta Lozano(Colombia)

jueves

Gisele Spelzini

Pin It




Gisele Spelzini, escritora invitada al micrófono abierto de la jornada, 
Circo Poético 2016 10 y 11 de Noviembre en el predio de la FaHCE - UNLP. 

Julieta Novelli

Pin It


 Julieta Novelli lectura, escritora invitada al micrófono abierto de la jornada Circo Poético 2016  10 y 11 de Noviembre en el predio de la FaHCE – UNL

lunes

Ana Rocio Jouli(Argentina, 1991)

Pin It
O l e a j e
¿Quién va a entrar en las casas tristes,
en el té después de la cena y la discusión,
en el beso en la frente después del té
y la risa en medio de la charla nerviosa,
en el televisor apagado y el zumbido
del motor de la heladera sobre el silencio
y las cosas que recién ahora entendemos?
¿Quién va a decir algo antes de dormir,
antes de que llegue hasta el pecho
ese oleaje que se levanta de los gritos
y cubre la cocina de un miedo familiar
mientras ella de espaldas lava los platos?

En el medio no hay nada
Yo iba a tu casa en taxi 
para verte más rápido 
y seguía los números 
en los carteles de las calles 
como una cuenta regresiva 
que terminaba en el timbre 
de tu voz y los perros 
el ruido de la puerta de chapa 
el picaporte oxidado 
que casi siempre abría 
al segundo intento. 
Si antes todo eso y ahora 
hace meses no nos cruzamos 
y paso en el colectivo 
por barrios que se parecen 
al cantero florido de afuera 
de tu casa en verano 
en el medio no hay nada 
pero a veces vuelve 
el taxi en el cuerpo las ganas 
de verte la lluvia a veces 
me prestabas plata porque yo 
me olvido de llevar 
mis cosas a los lugares 
donde preferiría 
quedarme toda la noche.

María Eugenia López (Argentina, 1977)

Pin It
Q de quiebre

Estar pendiente de las lluvias con la precisión sensorial del insecto. De la recolección cuidadosa del agua. El alimento prolijo de la cosa. El cuidado específico. El cuidado. Viviendo al límite de la sed del otro. Con la lengua resquebrajada y los nervios y lo inconfesado. Hay un reproche a dejarse desaparecer, angostándose de a poco. Si tan sólo uno se repitiera a uno mismo una y otra vez, como insecto, volviendo al mismo lugar eternamente para confirmarse. Esquivando mierda de mascotas olvidada y maniquíes desnudos por una calle en subida. Dejando el propio dialecto como acto terrorista. La acústica de la planta del pie. ¿Qué se hace cuando, luego de odiar toda una vida al que amaba los trenes, al que militó en los setenta, al que le pegó a su esposa y se fue de casa mucho más tarde de lo que le pedían sus hijos, este vuelve queriendo una familia y con lágrimas en los ojos porque el ascensor le quebró la mandíbula a su gato?

jueves

Sharon Old (E.E.U.U., 1942)

Pin It



“En el oscuro cuarto de madera al mediodía/ la madre tuvo una charla con su hija./ La grosería no podía seguir, la maldad/ con su pequeño hermano, el egoísmo./ La niña de 8 años se sentó en la cama/ en un rincón del cuarto,/ los iris destilados como las últimas gotas de algo, su cara/ terca se ablanda, avergonzada,/ destellos plateados en los ojos como agua/ distante que se vislumbra a través de los bosques./ Aguantó y aguantó hasta quebrarse y gritar/ ¡Odio ser una persona! Y se zambulló/ en su madre/ como / en / un estanque profundo - y no sabe nadar,/ la niña no sabe nadar.”

 “35/10”: “Mientras cepillo frente al espejo el pelo/ sedoso y oscuro de nuestra hija/ veo los destellos grises del mío,/ la sirvienta canosa detrás de ella. ¿Por qué será/ que justo cuando empezamos a irnos/ ellas empiezan a llegar, que el pliegue en mi cuello/ se hace más visible cuando los bellos huesos de sus/ caderas se afilan? Cuando mi piel muestra/ sus cicatrices secas, ella se abre como una flor/ húmeda y precisa en la punta de un cactus;/ cuando mis últimas oportunidades de concebir un hijo/ se sueltan de mi cuerpo, entre ellas las fallidas,/ su pequeña cartera llena de huevos, redondos y/ firmes como yemas, está a punto de/ desabrocharse con un chasquido./ A la hora de dormir,/ cepillo su pelo enredado y fragante. Es una vieja/ historia –la más vieja del mundo–/ la historia de la sustitución”.

 “No bien mi hermana y yo salimos de la casa/ de nuestra madre, lo único que queríamos/ hacer era coger, borrar/ su pequeño cuerpo de gorrión y sus/ patitas de grillo. ¡Los cuerpos de los hombres/ eran como el cuerpo de nuestro padre! Las pantorrillas/ macizas, los flancos, los muslos, la estructura/ masculina de las caderas, las rodillas-/ podíamos tenerlo a él ahí, el declive de las nalgas prohibidas,/ la parte de atrás de las rodillas, la pija/ en la boca, ah la pija en la boca./ Como exploradores que/ descubren una ciudad perdida, nos volvimos/ locas de alegría, desvestíamos a los hombres/ lenta y cuidadosamente, como si/ descubriéramos artefactos enterrados que/ probaban nuestra teoría de una cultura perdida:/ que aunque Madre dijera que no estaba ahí,/ estaba ahí”.

de La materia de este mundo
( incluye poemas de ocho libros: Satán dice (1980), Los muertos y los vivos (1984), La celda de oro (1987), El padre (1992), El manantial (1996), Sangre, lata y paja (1999), La habitación sin barrer (2002) y Una cosa secreta (2004)). 

miércoles

Dignificada Lila Down

Pin It
Soy una mujer que llora 
Soy una mujer que habla 
Soy una mujer que da la vida 
Soy una mujer que golpea 
Soy una mujer espiritu 
Soy una mujer que grita 


Hay en la noche un grito y se escucha lejano 
Cuentan al sur, es la voz del silencio 
En este armario hay un gato encerrado 
Porque una mujer, defendió su derecho

De la montaña se escucha la voz de un rayo 
Es el relámpago claro de la verdad 
En esta vida santa que nadie perdona nada 
Pero si una mujer, pero si una mujer 
Pelea por su dignidad

Te seguí los pasos niña 
Hasta llegar a la montaña 
Y seguí la ruta de Dios 
Que las ánimas acompañan 

Ay morena, morenita mía, 
No te olvidaré 

Virgen Hermosa, ruega por ella 
Virgen cariñosa, ruega por ella 
Virgen misericordiosa, ruega por ella





martes

Miss Bolivia

Pin It

domingo

Carolina Esses (Argentina, 1974),

Pin It

Nada cambiaba y a la vez...
Nada cambiaba y a la vez
todo se volvía tibio más amable.
Las lavandas erguidas
militantes en su causa natural
como diciendo
acá el alimento, la casa;
el perfume de la salvia
el viento que dibuja el contorno
de pinos como iglesias.
Puedo verte: abrís ventanas
acomodás muebles, barrés
lo que fue dejando el día
todo es luminoso y no hay dudas
tu mano se apoya en mi espalda
mi brazo en tu nuca.
Vamos, vamos, decís
mientras suena Ben Harper
y marcás con el dedo índice
el ritmo de la música
si hasta los chimangos cantan
en la noche iluminada.
Cierro los ojos.
Te ofrezco, al fin
mi mejor versión del amor.

Versiones del paraíso. Ediciones Del Dock. Buenos Aires. 2016.

jueves

Mujer de Gloria Martín (Venezuela)

Pin It
MUJER
Mujer si te han crecido las ideas
de ti van a decir cosas muy feas
que, que no eres buena, que, que si tal cosa 
que cuando callas te ves mucho más hermosa
Mujer, Espiga abierta entre pañales
cadena de eslabones ancestrales
ovario fuerte, dí, di lo que vales
la vida empieza donde todos son iguales
Angela Jean, o antes Manuela
mañana es tarde y el tiempo apremia
Mujer si te han crecido las ideas
de ti van a decir cositas muy feas
cuando no quieras ser incubadora
diran. No sirven estas mujeres de ahora
Mujer, semilla fruto, flor camino
pensar es altamente femenino
hay, hay en tu pecho
dos, dos manantiales
fusiles flancos!, y no anuncios comerciales
Angela Jean, o antes Manuela
mañana es tarde y el tiempo apremia
Angela Jean, o antes Manuela
mañana es tarde y el tiempo apremia
Te digo mañana es tarde
te digo que el tiempo apremia,
Te digo mujer que es tarde
Oye el tiempo apremia
Angela Jean
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...