sábado

VIOLETA LUNA (Guayaquil-Ecuador, 1943).

Pin It

Yo


Yo siempre fui el final de la esperanza,
un río turbulento que se riega,
un barco de papel sobre tu mano,
un pan que se abastece de sí mismo,
no sé por qué sabiéndolo
me canso de buscarme y no encontrarme.
Y al fin,
cansada de ser yo no soy la misma,
he roto el hilo gris que me ahorcara
y estoy ya liberada.
Soy libre para andar sobre mi huella,
llamarme con un nombre cualesquiera,
gritarme estupideces.
Yo siempre fui un balcón sobre un abismo,
un árbol enclavado en una ola,
un tren que en una hora se incendiara,
un trago almibarado que hace daño.
Estoy ya liberada falsamente,
la libertad no existe.
Y sin embargo pueden
alzarme con patadas desde el odio,
para después ¡oh necios!,
salvajemente amarme.
Ha de llegar un día
en que abras ambos brazos:
pareceré campana
y tocarás frenético.
Habrás de estremecerte largamente,
rendido entre mis uvas.
Afuera seguirán los ventisqueros
y varios gatos tristes
habrán de cobijarse con la lluvia.
Y adentro y para nada
tu loco frenesí de campanero
y yo terriblemente
borrando con la miel tanta salmuera.




Radicada en Quito, desde muy joven se ha especializado en cursos de literatura. Es Doctora en
Ciencias de la Educación y labora como profesora en centros educativos. Ha publicado los siguientes libros: El ventanal del agua (1964); Y con el sol me cubro ( 1967); Posiblemente el aire (1970); Ayer me llamaba primavera; Las puertas de la hierba.

No hay comentarios. :

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...