lunes

Giovanna Pollarolo Giglio (Perú, 1952)

Pin It
El principio


Esa navidad le regalé una almohada.
Una almohada no es más que eso: un regalo.
Pudo haber sido un libro
una corbata, un perfume, un reloj. Pero le regalé una almohada.
Esa navidad él me contó
que yo ya no estaba en sus sueños:
había visto muchas puertas y oscuros callejones.
También me advirtió de la inmensa pena
que le daba tener que decirme
sus infinitos deseos
de acariciar otro cuerpo
mirar otros ojos
la ilusión de esperar a alguien
y la ansiedad de no saber
las ganas
de besar, abrazar, tocar, cantar, lamer, sonreír, reír, silbar, bailar.
Y yo le regalé una almohada.

1 comentario :

Ce dijo...

La almohada podria haber servido para que los dos sueñen el mismo sueño. Imagino la almohada con las plumas esparcidas dejandose llevar por un viento huracanado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...