viernes

Con el corazón al sur.

Pin It
Eladia Blásquez
Una autora con sentimiento y realidad porteña

Eladia creció en una familia española, su padre era de Salamanca y su madre de Granada. De aquí deviene la influencia del flamenco, del cante jondo, o cualquier expresión hispana del género popular en su obra.
Nació en Avellaneda (provincia de Buenos Aires), el 24 de febrero de 1931 en una modesta casa de un barrio pobre.

Eladia dijo: “De Avellaneda no te puedo decir que me guste; te puedo decir que lo quiero, que es diferente”.

Eladia hablo de su barrio en el tango“Sueño de barrilete”:

“Nací en un barrio donde el lujo fue un albur.

Por eso tengo el corazón mirando al sur”

A los ocho años, ya era profesional cantaba, tocaba la guitarra y el piano de oído y luego llegaron las composiciones.
Sus estudios de perfeccionamiento vocal los realizo en la academia de Luis Rubinstein. Era muy versátil interpretando desde baladas, cuecas, hasta vals peruanos.

Eladia era muy precoz cuando se convirtió en una estrella infantil en un programa de LR2 Radio Argentina.

Llegando a la juventud, la creación tomo otro sentido en su vida: a los once años realizo su primera composición: el bolero “Amor imposible”.

A los veinte años continuo con la composición, creando la obra “Mi vinito de Jerez”, un homenaje a Federico García Lorca.

Compuso canciones de muchos estilos, los intérpretes también lo fueron. Primero la canción española, luego fue la melódica y sudamericana; más tarde el folklore y finalmente el tango y la balada.

En 1957 publico su primera canción melódica, “Humo y alcohol”.

A partir de 1964, se dedico al folklore recordamos algunos temas como: “Río, río”, “Mala suerte” y “Ya me voy, ya me voy yendo”.

En 1968 su balada “No es un juego el amor”, gano el Segundo Festival Buenos Aires de la Canción.

En 1970 su tango “Mi ciudad y mi gente”, fue premiado en el IV Festival Buenos Aires de la Cancion.

Eladia vio que el tango daba sus frutos, entonces decide volcarse de lleno a la melodía porteña, pero nunca renegó de su producción anterior.

Sus temas de amor pasados, funcionaron, de alguna manera, como piso para llegar a su voz definitiva: la del tango.

Eladia aclaro alguna vez: “Ahora he tomado el amor en general, y me inclino por las vivencias humanas que nos atañen a todos, que nos duelen mucho y que van mas allá de la pareja (…) Yo estoy, de algún modo, testimoniando una época casi sin salida, que a veces creí que es verdaderamente apocalíptica. Pero cada canción, por dura que sea, trata de parar ese Apocalipsis; de advertir y mostrar otra cara, la cara del amor.”

"No me puedo quejar, porque llegué hasta donde llegué sin locomotoras: ni manager ni empresario ni patrón", diría al final del viaje, ya consagrada como autora, compositora, cantante, pianista y guitarrista.

Aquella ruta musical la enorgullecía: los inicios a puro fandango y flamenco, heredados de sus padres; el piano de Bill Evans, arrastrándola al jazz; las eufóricas peñas folclóricas de su juventud, cuando Ramona Galarza o Los Fronterizos les ponían voces a sus letras. El bolero esperándola en la estación siguiente. Y el tango, en la entrada a la madurez. Finalmente, la balada ("el escalón que me permitió escuchar mis letras de labios adolescentes").

"A nivel de la creación, el tango era muy machista. Pero me aceptaron. Terminaron bancándome como se acepta una gripe. Nunca sufrí discriminación, porque no me enganché. El tanguero tradicional, y al decir esto me refiero a los quedados, a los que veían un renovador y levantaban la guardia, a las que siguieron discutiendo con Piazzolla hasta el mismo día de su muerte, nunca me importó. Yo hacía lo mío para otra gente. Y la verdad es que finalmente los grandes del tango me trataron de lo mejor. Pero jamás fui un boom: me fui proyectando lentamente, con mucho sacrificio. Eso es lo lindo del camino que elegí".


Su obsesión era mantenerse vigente: - "Adhiero a lo que dijo Louis Armstrong, los músicos nunca nos retiramos, vamos trabajando un poco menos. Es lo único que le pido a la vida, mantenerme en la canción popular. Sólo me interesa seguir componiendo".

Sus composiciones "A un semejante", "Sueño de barrilete", "Prohibido prohibir", "El corazón al sur" y "Con las alas del alma" son algunos de los clásicos que la ayudarán a que su deseo se siga cumpliendo aun después de su partida.

A través del tango, habló del amor, y además de vivencias humanas, y que nada tienen que ver con la pareja.

Alguien calificó a Eladia Blazquez de “Discépolo con faldas”.

Esta presente en sus canciones ese aire critico de Discepolo, pero se le suma la ternura, como podemos escuchar en el tango “Vamos todos en montón”, con una dura critica social.

En 1970 se conoce su primer disco LP dedicado al tango, donde canta sus propias obras, incluyendo excelentes temas: “Sueño de barrilete”, “Contáme una historia", “Sin piel”, además de “Mi ciudad y mi gente”.

En 1973 grabó uno de sus temas más cuestionados "El precio de vencer", año en el que en el país imperaban las ideas políticas radicalizadas.

En 1976 registró su tango más popular “El corazón al sur”.

En 1980 brindó un espectáculo junto a Chico Novarro denominado “Porqué nosotros”, y renovó, de alguna forma el interés de su obra.

Eladia, debe reconocerse como la autora más valiente de nuestro tiempo, porque supo llevar la canción con las palabra justas, los desazones y dolores de la gente. Éste fue su gran éxito.

Nos deja una de las más importantes autoras de tango de todos los tiempos, el 31 de Agosto de 2005.


A un semejante(audio)



Vení, charlemos, sentáte un poco,
La humanidad se viene encima
Ya no podemos hermano loco
Buscar a dios por las esquinas
Se lo llevaron, lo secuestraron
Y nadie paga su rescate,
Vení que afuera esta el turbión
De tanta gente sin piedad
De tanto ser sin corazón.

Si a vos te duele como a mí
La lluvia en el jardín y en una rosa,
Si te dan ganas de llorar
A fuerza de vibrar, por cualquier cosa
Decí qué hacemos vos y yo
Qué cosa vos y yo sobre este mundo
Sembrando amor en un desierto
Tan estéril y tan muerto, que no crece
Ya la flor

Vení charlemos, sentáte un poco
No ves que sos mi semejante
A ver probemos, hermano loco,
Salvar el alma cuanto antes,
Es un asombro tener tu hombro
Y es un milagro la ternura
Sentir tu mano fraternal
Saber que siempre para vos
El bien es bien y el mal es mal

Si a vos te duele como a mí
La lluvia en el jardín y en una rosa
Si te dan ganas de llorar
A fuerza de vibrar por cualquier cosa
Decí qué hacemos vos y yo



El corazón al sur(audio)

Nací en un barrio, donde el lujo fue un albur
Por eso tengo el corazón mirando al sur
Mi viejo fue una abeja en la colmena
Las manos limpias, el alma buena

Y en esa infancia la templanza me forjó
Después la vida mil caminos me tendió
Y supe del magnate y del tahúr
Por eso tengo el corazón, mirando al sur

Mi barrio fue una planta de jazmín
La sombra de mi vieja en el jardín,
La dulce fiesta de las cosas más sencillas
Y la paz en la gramilla de cara al sol

Mi barrio fue mi gente que no está
Las cosas que ya nunca volverán
Si desde el día que me fui, con la emoción y con la cruz
Yo sé que tengo el corazón mirando al sur

La geografía de mi barrio llevo en mí
Será por eso que del todo no me fui
La esquina, el almacén, el piberío
Los reconozco, son algo míos

Ahora sé que la distancia no es real
Y me descubro en ese punto cardinal
Volviendo a la niñez desde la luz
Teniendo siempre el corazón, mirando al sur

(1976)

Honrar la vida(audio)

(Eladia Blázquez)

No
Permanecer y transcurrir
No es perdurar, no es existir
Ni honrar la vida
Hay tantas maneras de no ser
Tanta conciencia sin saber
Adormecida.

Merecer la vida no es callar ni consentir
Tantas injusticias repetidas
Es una virtud, es dignidad
Y es la actitud de identidad
Mas definida.

Eso de durar y transcurrir
No nos da derecho a presumir
Por que no es lo mismo que vivir
Honrar la vida.

No
Permanecer y transcurrir
No siempre quiere sugerir
Honrar la vida
Hay tanta pequeña vanidad
En nuestra tonta humanidad
Enceguecida

Merecer la vida es erguirse vertical
Más allá del mal, de las caídas
Es igual que darle a la verdad
Y a nuestra propia libertad
La bienvenida.

2 comentarios :

gastón bardi dijo...

incluir cantantes y compositoras lo hizo más atractivo.Y el audio?


Erdosain7llamas.

MELI dijo...

El comentario es para todas las creadoras del blog. Soy Meli, de Sevilla. Tuvisteis la amabilidad de dejarme vuestro comentario en un blog en el que colaboro, "La naranja del azahar". He visitado entonces vuestra página y me ha sorprendido enorme y gratamente la similitud de contenidos con mis colaboraciones en La Naranja. También os incluiré en mis favoritos. Os envío también dos direcciones que espero os gusten, mi blog personal,http://mailema.blogspot.com/, y la sección que escribo en el blog principal del instituto, Postales clásicas, http://iesazahar.blogspot.com/2006/02/para-ver-or-mirar-y-pensar.html
Espero estemos en contacto, vuestra página es extraordinaria.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...