viernes

Marosa di Giorgio

Pin It



Las pestañas larguísimas, tornasoles, entrecerradas, pupilas como almendras azules y granates, la cara de seda, de porcelana. Parecía muy alta y no lo era; era más alta que nosotros y no lo parecía; vestiduras confusas.

Pensé: ¿Quién es? Pensé en las mujeres de la historia.
¿Quién es? ¿Helena de Troya? ¿La Vírgen? ¿Isabel de Hungría? ¿Es Rita de Casia?

¿Es mamá?
¿Es Greta Garbo? ¿Amelia Bence?

Bajo la luna empezaron a amontonarse nubes y más nubes, como sábanas o algodón e iniciaban el descenso de un modo raro. Se veía que iban a ocurrir cosas terribles. Así que saqué el arma —filosísima— que por casualidad traía. Y Atravesé el pecho de la aparición.

poema 49 , de: Mesa de esmeralda, 1985.

1 comentario :

Seroma dijo...

un gusto descubrirte y descubrir tus letras....te invito me visites en:
www.cerroaislado.blogspot.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...